Autor Tema: Compromiso  (Leído 3225 veces)

Desconectado USMC

  • Administrator
  • *****
  • Mensajes: 301
    • U.S.M.C.
Compromiso
« en: Octubre 24, 2012, 07:54:28 pm »
Un niño le pedirá a su madre un juguete que tiene un amigo suyo o algún cacharro que ha visto en televisión y que le ha resultado atractivo. La mujer, involucrada en la crianza feliz y despreocupada de su hijo, se lo comprará a cambio de la realización de alguna actividad doméstica o del que los deberes los haga cuando toca y como toca hacerlos, evitando así el sentimiento de culpa que le ocasionaría la “pataleta” del chico. Éste, una vez abierta la caja y después de haber ocasionado algún desperfecto a su nueva adquisición, la dejará de lado y probablemente no la volverá a coger hasta que su primo del pueblo quiera jugar con ella.


Todo esto, dentro de la sociedad y mundo el que vivimos, es de lo más común y tampoco nos debería preocupar en exceso ya que todos nosotros estamos dentro de esta dinámica. Podemos coger como referencia la fábula de la rana y el escorpión, donde la pobre recibe un aguijonazo por querer ayudarlo a cruzar el río. Sencillamente es su naturaleza. En nuestra naturaleza adquirida por las comodidades y cultura en la que vivimos, no resulta muy sencillo desestimar todas aquellas cosas que por motivos diversos nos resultan pesadas o de un relativo interés. Nos gusta lo que es fácil y que nos proporciona un bienestar instantáneo sin demasiado esfuerzo. Y cuando nos hemos acostumbrado lo apartamos tal y como haría un niño.

Todos aquellos que practicáis un deporte, como salir a correr algunos días a la semana, sabéis lo que os costó en un principio iniciar la actividad. Los horarios, el cansancio acumulado por el trabajo y obligaciones domésticas, el tiempo, la pereza, el sofá, la tele, la Play,… son hándicaps a tener muy en cuenta. Pero sabéis también cual es la recompensa al esfuerzo hecho. Por supuesto que sí. No creo que exista ninguna sensación igual a la de la subida de las endorfinas o al hecho de haber superado tu marca personal. Pero para llegar a esta sensación se ha tenido que luchar y ser constante.

La Simulación Militar es una actividad que necesita de este sentimiento. Sin este empuje no hay MilSim. Cuantas veces no hemos recordado entre nosotros la sensación de frío o calor, la carrera que realizamos para llegar a un punto, la noche aquella que no dormimos, el quedarse sin aire en los pulmones por haber subido una cota con 15kg a la espalda. En definitiva, esto es lo que recordamos. Las metas y el esfuerzo. No recuerdo a ninguno de mis colegas y compañeros comentando quién ha ganado o perdido, quien ha tirado más bolas o quien ha eliminado a más contrincantes. La gente del MilSim no se vanagloria de estas tonterías sino del esfuerzo colectivo y personal, y de haber conseguido un objetivo dando lo máximo de sí mismo.

Pero todo esto no es gratuito. Es fruto de la dedicación y de la constancia, y es de agradecer cada día a todos aquellos que ayudan al resto a conseguir esa meta porque, no nos engañemos, somos perezosos por naturaleza. Aunque esto no sea excusa para nada. En el momento que adquirimos un compromiso con alguien debemos ser lo bastante maduros para seguir adelante. Y si no podemos cumplirlo dejémoslo claro.

La mayoría de nosotros somos como aquel niño. Queremos el juguete, lo exprimimos al máximo y después lo desestimamos porque sabemos que días después tendremos otro. Necesitamos de una madre que nos acompañe y nos compre lo que queremos, cuando lo queremos y como lo queremos y, de acuerdo que es la naturaleza de la mayoría, pero por lo menos demos un simple gracias a las “madres” que están en todo momento velando por nosotros y haciéndonos sentir lo que es el MilSim, pidiendo solo a cambio que simplemente recojamos la mesa de vez en cuando.



Compromís

Un nen li demanarà a sa mare una joguina que te un amic seu o alguna andròmina que ha vist per televisió i que li ha resultat atractiva. La dona, tota involucrada amb la criança feliç i despreocupada del seu fill, li comprarà a canvi d’alguna activitat domèstica o de que els deures es realitzin quan toca i com toca, evitant així el sentiment de culpabilitat que li ocasionaria la “pataleta” del noi. Aquest, un cop oberta la caixa i després d’haver ocasionat algun desperfecte a la nova adquisició, la deixarà de banda i probablement no la tornarà a agafar fins que el seu cosí del poble vulgui jugar amb ella. Tot això, dins de la societat i món en el que vivim, és d’allò més normal i tampoc en hauria de preocupar en excés ja que tots plegats estem dins d’aquesta dinàmica. Només cal agafar com a referència la història de la granota i l’escorpí, on la pobre rep una fiblada per haver volgut ajudar-lo a creuar el riu. Simplement és la seva natura. En la nostra natura adquirida per les comoditats i cultura en la que vivim, ens és molt fàcil desestimar totes aquelles coses que per motius diversos en resulten feixugues o d’interès relatiu. Ens agrada allò que és fàcil i que ens proporciona un benestar instantani sense gaire esforç. I en quan ens hem acostumat ho apartem tal i com faria un nen.

Tots aquells que practiqueu un esport, com pot ser sortir a córrer alguns dies a la setmana, sabeu el que us va costar al principi iniciar l’activitat. Els horaris, el cansament acumulat per feina i obligacions domèstiques, el temps, la mandra, el sofà, la tele, la Play,... son handicaps ha tenir molt en compte. Però sabeu també la recompensa de l’esforç fet. I tant que sí. No crec hi hagi cap sensació igual a la pujada de les endorfines o al fet d’haver superat la teva marca personal. Però per arribar a aquesta sensació s’ha hagut de lluitar i ser constant.

La Simulació Militar és una activitat que necessita d’aquest sentiment. Sense aquesta empenta no hi ha MilSim. Quantes vegades no hem recordat entre nosaltres la sensació de fred o de calor, la carrera que varem realitzar per arribar a un punt, la nit aquella que no varem dormir, el quedar-se sense aire als pulmons per pujar un cota amb 15kg a l’esquena. En definitiva, és això el que recordem. Les fites i l’esforç. No recordo a cap dels meus col•legues i companys comentar qui ha guanyat o qui a perdut, qui ha tirat més boles o qui ha eliminat a més contrincants. La gent del MilSim no es vanagloria d’aquestes futeses si no de l’esforç col•lectiu i personal, i d’haver aconseguit una fita donant el màxim de si mateix.

Però tot això no és gratuït. És fruit de la dedicació i de la constància, i es d’agraïr cada dia a tots aquells que ajuden a la resta a assolir aquesta fita perquè no ens enganyem, som mandrosos per natura. Però això no ens excusa de res. En el moment que hem adquirit un compromís amb algú altre hem de ser prou madurs per tirar-lo endavant. I si no podem complir, doncs deixem-ho clar.

La majoria de nosaltres som com aquell nen. Volem la joguina, l’exprimim al màxim i desprès la desestimem perquè sabem que dies desprès en tindrem una altra. Necessitem de la mare que ens acompanyi i ens compri el que volem, quan ho volem i com ho volem i, d’acord que és la natura de la majoria, però com a mínim donem un simple gràcies a les “mares” que estan en tot moment vetllant per nosaltres i fent-nos sentir el que és el MilSim, demanant a canvi que simplement recollim la taula de tant en tant.


Por: Xavi
« última modificación: Octubre 24, 2012, 08:16:24 pm por USMC »
U.S.M.C. - Unión de Simulacion Militar Catalana

Desconectado Valduciel

  • COM.B.A.T.
  • ***
  • Mensajes: 375
    • http://www.combatmilsim.es/
Re:Compromiso
« Respuesta #1 en: Octubre 24, 2012, 09:23:32 pm »
Me parece un excelente artículo  :)
Lo del niño,que te voy a decir...Pobres de los padres que no den a su hijo todo lo que esté en su mano,porque si no será excluido.Cuando yo era pequeña no me compraban nada superfluo y por eso y más cosas me sentia desplazada.Eran cosas sin importancia como determinadas bambas,por ejemplo.Yo siempre llevaba Adidas,que en aquel entonces no conocía nadie y a mi padre se las daban de segunda mano ,pero lo que molaba eran las de marca X,no me acuerdo.
Sobre el deporte;pienso que todo lo que se hace por obligación se acaba abandonando.Me he levantado muchas veces a las seis de la mañana y antes,para correr u otra actividad y no me ha dado ninguna pereza(eso solo me pasa cuando tengo que ir a trabajar) al contrario,me faltaba tiempo para salir corriendo.El deporte lo hago porque me encanta,nada más.
El MilSim igual,el día que sienta el compromiso de ir seguramente lo dejaré,voy porque me encanta lo que hago y porque no puedo vivir sin esta droga.Sufro mucho porque por más deporte que hago siempre acabo agotada después de un entreno o partida,pero soy bastante masoquista  ;D si no sufro no disfruto.
Lo que yo diría es:disfrutad siempre de lo que hagaís y el día que no os llene haced otra cosa.La vida es para vivirla a tope,que es demasiado corta.
A penas me quedan fuerzas, pero seguiré hasta que aguante.

Desconectado Aguilera

  • COM.B.A.T.
  • ***
  • Mensajes: 191
Re:Compromiso
« Respuesta #2 en: Octubre 25, 2012, 01:58:43 pm »
Intentaremos que ese niño no se aburra transcurridas las semanas, cada dia que suba al campo sea distinto. Que el solo echo de compartir un momento con los hermanos en el campo de juego sea un sentimiento compartido por cada uno que formamos esta comunidad.

A seguir trabajando que esto no termina, siempre estamos mejorando.
Si alguien te guiña un ojo, puede que te este apuntando...